Tu último post en una red social tuvo una falta de ortografía. Faltó un acento, confundiste una ‘s’ con una ‘c’. O quizás fueron más y no te diste cuenta… Tu último libro tuvo una gran cantidad de errores. Ya está replicado en miles de ejemplares de la fatídica primera impresión.